Cómo prepararse para una sesión de tatuaje

Ya se trate de tu primera sesión de tatuaje o de la última, siempre puedes hacer algunas cosas para prepararte para esa sesión. Hemos reunido estos consejos sobre cómo prepararnos para una sesión de tatuaje para que nos resulte lo más cómoda posible.

 

De cara a tu sesión de tatuaje deberías:

Hidratarte 

Mantén los niveles de hidratación en tu cuerpo de cara a la sesión de tatuaje. Si bien, en general, es aconsejable mantenerse hidratado en todo momento a fin de mantener una función corporal adecuada y una buena salud, es especialmente importante hacerlo cuando te haces un tatuaje.

Mantenerse bien hidratado hace que la piel sea más resistente, lo que permite soportar sesiones de tatuaje más largas y que la piel sane más rápido después de la sesión.

Hidratar la piel

Del mismo modo que debes hidratar tu piel desde el interior bebiendo agua, también deberías hidratarla desde el exterior con una crema hidratante.

Ponte crema o loción en la piel una o dos veces al día durante una semana antes de la sesión de tatuaje.

Mantener la piel hidratada es una de las medidas más importantes a tomar, ya que consigue que todo resulte más sencillo para ti y para el tatuador. Por favor, no te hidrates la piel justo antes de tu sesión, ya que podría afectar al funcionamiento de los aparatos para tatuar.

Aféitate

Afeita el área donde estará el tatuaje para crear la superficie más lisa posible sobre la que trabajar. Si no estás acostumbrado a afeitarte, pide ayuda a alguien que sepas que se afeita regularmente. Un corte o perforación en la piel, sin importar cuán insignificante sea, podría imposibilitar que te tatúes a tiempo. Así que presta especial atención de no dañar la piel durante el afeitado.

Una pequeña cantidad de vello corporal ligero o pelusilla es aceptable, pero para obtener resultados ideales es mejor no tener rastros de vello. Si optas por la depilación con cera, asegúrate de hacerlo unos días antes del tatuaje para que la piel no esté irritada, pero no mucho antes para que el pelo no tenga tiempo de volver a crecer. Tu piel necesita tiempo para sanar después de una cera antes de poder hacerte un tatuaje.

Recuerda, después de afeitarte es importante humedecer la piel para mantenerla sana y lista para una sesión de tatuaje. Evita el uso de una loción para después del afeitado que contenga alcohol, ya que resecará la piel.

Deberías afeitarte la zona entre una y tres veces a la semana durante las semanas previas a tu sesión de tatuaje, especialmente si tienes mucho vello corporal. Además de facilitar el trabajo del tatuador, eliminar el vello ayudará a que la loción hidratante entre en tu piel y la prepare para el tatuaje.

Si experimentas rojeces al afeitarte, deja de afeitarte y permite que pase al menos una semana para que la piel sane antes de acudir a la sesión de tatuaje.

Exfolia la piel

Eliminar las impurezas de los poros de la piel es otra forma de conseguir que el procedimiento sea más cómodo para ti y más fácil para tu tatuador. Exfolia suavemente la piel sin irritarla usando una esponja vegetal o un exfoliante suave. El exfoliante ayudará a la crema hidratante a hacer su trabajo.

Descansa

Duerme bien la noche antes de tu sesión de tatuaje. Acuéstate temprano y no ingieras alcohol ni drogas la noche anterior. Querrás descansar bien antes de tener en tu piel un trocito de arte corporal permanentemente.

Come

Asegúrate de comer una comida sana y equilibrada antes de ir a tu sesión de tatuaje. No es nada extraño que la gente pierda el apetito debido a los nervios y termine desmayándose de fatiga en la silla del tatuador. Aunque parezca que tu cuerpo permanece inactivo mientras te haces un tatuaje, en realidad está generando una gran cantidad de energía durante el proceso.

Además, cuando tienes hambre, controlar el dolor se hace más difícil, lo que hace que el proceso del tatuaje sea más desagradable para todas las personas involucradas. Tendrás que comer bien, especialmente antes de una sesión de tatuaje larga.

Lleva aperitivos (para sesiones largas)

Si vas a tatuarte una pieza grande y la has programado en una sesión más larga, asegúrate de llevarte un refrigerio ligero, como mínimo. Un refrigerio es útil si tienes hambre o quieres distraerte durante una parte especialmente incómoda del proceso del tatuaje. Elige un bocadillo que no se salga por todas partes y que se pueda comer con una mano.

Dependiendo de dónde te tatúen, es posible que necesites tomar un breve descanso durante las sesiones de tatuaje más largas. Estos descansos, por lo general, no son lo suficientemente largos como para que tengas tiempo de salir a comer. De todos modos, no debes salir de la sala durante una sesión de tatuaje para evitar la contaminación.

No vayas a hacerte el tatuaje si estás herido

Si sufres alguna lesión antes de tu sesión de tatuaje, llama a tu establecimiento de tatuajes inmediatamente y comunica a tu artista la gravedad de tu lesión. Tu artista puede recomendar que reprogrames una cita para que tu cuerpo tenga tiempo de curarse de la lesión existente antes ponerte bajo de la máquina de tatuajes.

Lo que no se debe hacer antes de una sesión de tatuaje

Los tatuajes no sanarán bien en la piel recién dañada, por lo que se debe evitar cualquier cosa que cause daño a la piel. Esto incluye broncearse, un bronceado artificial, una quemadura solar, una exfoliación química o cualquier corte o rasguño.

El levantamiento de pesas y el ejercicio extenuante también deben evitarse durante, al menos, 2 días antes de la sesión del tatuaje. Poner tensión en los músculos puede causar hinchazón y dolor que pueden exacerbar la sensación del tatuaje y causar un impacto sobre el tiempo de cicatrización. También puede hacer que tu piel se estire ligeramente, lo cual puede provocar la distorsión del tatuaje cuando la piel vuelva a la normalidad.

Mientras te están haciendo el tatuaje

No te toques el tatuaje

Nunca toques la zona afectada o dejes que otra persona que no sea el artista tatuador lo haga.  Tu artista tatuador estará utilizando guantes y un equipo esterilizados. Por tanto, cualquier otro contacto puede acabar en una infección.

 

No toques ningún aparato para tatuar y sus partes

Deja el equipo a los profesionales. No solo contaminarás todo lo que toques, sino que enfadarás al artista, por decirlo de una manera suave.

No te muevas

Puedes hablar durante la sesión de tatuaje siempre que no acompañes tu charla con gestos de tus manos o cuerpo. Al hacer eso distraerás al artista y puede acabar teniendo consecuencias indeseadas. Quédate quieto y ten paciencia.